Ana María_edited.jpg

Ana María W.

Centro Caballito

Antes de meditar era una persona que parecía muy segura de sí misma, pero tenía constantes ataques de ansiedad y muchos pensamientos negativos; cualquier noticia me generaba una gran carga de pesimismo.

Con la edad, empecé a estar enojada conmigo misma sin encontrar un motivo, tenía muy mal genio y no era capaz de encarar nada nuevo por miedo al fracaso. Cuando conseguía algún logro, estaba contenta por un rato y luego volvían los pensamientos sobre qué voy a tener que pagar por este logro.


Tenía muy baja autoestima; siempre esperaba la aprobación de los demás.
 
Me di cuenta de que algo no estaba bien en mí. Al ver que todos los intentos con distintos métodos para revertir mi situación no llegaban a un buen resultado, mi médica me recomendó algún tipo de meditación para bajar decibeles.


Un sábado por la mañana, un joven sonriente me dio un volante en la calle. Como yo siempre estaba enojada, no entendí por qué él estaba tan contento... Y una semana después empecé con esta meditación.

 

En mi primera entrevista, vi que era un método novedoso para mí, desconfié unos 10 minutos y luego concluí que esto no lo había hecho nunca, así que no perdería nada con probar. Y acá estoy después de 2 años.
 
A las pocas semanas, empecé a ver los cambios: especialmente pude estar menos ansiosa, poder adaptarme a los cambios con menos angustia y pesimismo y dormir con menos interrupciones. Me di cuenta de que había otra forma de encarar la vida y pude aceptar las cosas como son (no todas, sobre algunas quiero tener un control absoluto), con lo cual me apliqué con más diligencia a meditar.
 
Agradezco al método porque es ordenado y fácil de entender lo que pretende y cómo realizarlo. Me fue de mucha ayuda en la primera cuarentena, dado que se adecuó rápidamente al online.
 
Te invito a seguir este método para darte la oportunidad de salir de todos los mensajes y pensamientos que siempre andan pululando por la mente. Es un paso muy importante para tener otra perspectiva sobre nuestro paso por este mundo.


Gracias.